Archivos para agosto 2014

Defcon 22 talks, and more!

21 agosto 2014

Si algo bueno tiene Defcon, es que a diferencia de Blackhat se publican muchos contenidos tras el evento. He comprobado el servidor y efectivamente, ya han subido material aunque obviamente lo bueno tardará en llegar. Dejo la dirección por si a alguien le interesa estar al día.

Servidor de datos público de Defcon: https://media.defcon.org/DEF%20CON%2022/

…y una de las charlas que más éxito tuvo. (Weaponizing Your Pets – Gene Bransfield)

Qué aproveche.

Viaje a Defcon 22 (IV de IV)

20 agosto 2014

Cuando llegamos a la entrada del edificio custodiada por los súper porteros anabólicos, pagamos religiosamente nuestra entrada y subimos en el ascensor hasta la última planta donde estaba el club. Necesitaría tres entradas más para describir el ambiente que había en aquel glamuroso y excéntrico lugar… gente de todas partes con apariencias muy cuidadas, música que mezclaba distintas variantes electrónicas y deep house, baños de lujo con los perfumes más caros para que fuesen usados por quien quisiera, unas vistas perfectas del Strip desde el pleno centro…si…eran Las Vegas en estado puro, pero sólo estuvimos un par de horas, pues el último día había que aprovecharlo; iríamos a las últimas conferencias y si daba tiempo, a un musical titulado LOVE sobre los Beattles, que lo hacía la gente del Circo del Sol en el gran teatro del Mirage.

El día siguiente todo ocurrió según la planificación; Defcon, almuerzo, Defcon, y finalmente, nos dio tiempo a ver el musical, que he de decir que es totalmente recomendable.

Al final, regresé al hotel y organicé la maleta, documentos y demás asuntos necesarios para la vuelta a España del siguiente día. Al terminar, me tomé un helado de yogur, y me acosté tras una tercera ducha.

La vuelta también necesitaría otro par de posts, jeje, fue acojonante como atravesé aeropuertos y como la gente de American Airlines me cuidó. Aproveché las veinte horas para ver clásicos pendiente como “El Padrino, El increíble hombre menguante, El principito en mi tablet”… o leerme un libro que tenía en mis pendientes (Flatland: A Romance of Many Dimensions, traducida al español como Planilandia: Una novela de muchas dimensiones) publicado en 1884 y que a día de hoy sigue haciendote plantear importantes cuestiones sobre nuestras existencia.

Llegué a Sevilla tras mil y una anécdota, “sin maleta”, sin fuerzas, con el estómago hecho polvo de todo lo que había comido días atrás…salí del aeropuerto de San Pablo y me fui en el coche con mi gran amigo Juan que estaba allí esperándome.

PD: Una semana después, llegó la maleta.

Viaje a Defcon 22 (III de IV)

20 agosto 2014

Pocas veces en mi vida el Jetlag no me ha afectado, pero en esta ocasión tuve la suerte de experimentar una muy buena noche con un sueño profundo aunque eso sí, el único problema es que a las 5:30 AM ya estaba despierto.

En Las Vegas amanece muy temprano, así que mantuve los ojos abiertos mientras organizaba el día aún sin moverme de la cama de dos por dos metros y casi uno de alto (estos americanos…). Puse las noticias y me levante a las 5:45. Organicé mis cosas, me duché y bajé a comer algo a Starbucks (un desayuno de esos que están sobrevalorados…). Como era temprano y tenía tiempo, me fui caminado hasta Defcon, que se celebraba en el hotel Rio y que estaba a 2,1 millas de mi estancia, o lo que viene siendo unos 3,37 Km. Aún así llegue llegué mucho antes de que comenzase y tuve tiempo para hacer el reconocimiento y leerme la documentación.

Del contenido de Defcon, no hablaré puesto que estos post hacen referencia a la experiencia sobre el viaje y al lado más personal y divertido del mismo. En los próximos días publicaré posts técnicos sobre aquello que tuve la suerte de ver en las conferencias.

Allí en Defcon, me crucé con gente que conocía de España, Argentina, y EEUU; es increíble cómo a pesar de haber un aforo de miles y miles de personas, coincides con conocidos de los lugares más lejanos del mundo. Obviamente a todos nos vincula el factor “hacking”, pero no deja de ser curioso.

El primer día acabó muy bien pero fue agotador, al final de día aproveché para hacer los recados y encargos de la familia y amigos, y el día no dio para mucho más.

El segundo día, a pesar de recordarme a la película “Atrapado en el tiempo” en sus inicios, fue un día excepcional. Despierto desde las 5:30AM de nuevo estire el día lo máximo posible; me fui muy prontito a Defcon aprovechando que sólo hacían 26 grados centígrados por la mañana; hice una parada en el Caesars Palace para desayunar y comenzó el día más fuerte en Defcon. Las conferencias fueron increíbles, la mejor la de Dan Kaminsky; conferencia a la que pudimos asistir más de dos mil personas en el mayor auditorio del hotel Rio, y donde a pesar de ser una conferencia de larga duración, no se movió ni un solo alfiler en aquella inmensa sala.

La comida no podía ser de otra forma; nos paramos en un restaurante americano muy conocido en el Strip de Las Vegas, “FatBurguer”, y creo que ha sido de las hamburguesas más sabrosas que comí en este viaje… además, todo en un mágico ambiente “made in Vegas” que mezclaba música electrónica – pop, aspersores que te hacían más fácil superar los 40 grados centígrados de aquel sábado, o los grandes vasos de refrescos que se medían en galones…

Después, más Defcon, y al atardecer llegamos al hotel a descansar…totalmente aniquilados.

A pesar del cansancio, es tradición que un grupo de amigos nos reunamos un día por la noche en Las Vegas para cenar o tomar algo y ponernos al día en todo aquello que se cuece en el mundo de la seguridad, así que en este caso, el sitio elegido fue Drai’s Night Club, en la última planta y azotea de un edificio de no más de doce plantas en el centro del Strip, muy cerca del hotel Paris.

Viaje a Defcon 22 (II de IV)

19 agosto 2014

Estando en Nueva York, tuve que esperar bastante tiempo para poder salir del avión, pero el motivo no fue porque hubiese ningún problema, sino que estaba sentado casi al final y el avión era muy grandote…así que tuve que esperar un rato.

Mi sorpresa fue un poco más tarde cuando me di cuenta de que la espera anterior me llevaría a ser de los últimos en salir y por tanto de los últimos en pasar los controles, una muy larga cola de personas pero que como tenía dos horas hasta el siguiente vuelo no me preocupó.

Pasó casi una hora, y aunque la cola se movía el porcentaje persona/minuto que iban pasando los controles era demasiado bajo e hice mentalmente un cálculo del tiempo que necesitaría para atravesar el que se convertiría en mi pesadilla de aeropuerto… obteniendo un resultado muy malo y poniendo en marcha automáticamente mi instinto de supervivencia.

Comenté mi problema a un jovial grupo de chicas que estaban delante de mí, y sin dudarlo me dieron paso. Uno a uno fui preguntando en la cola y poco a poco fui ganado posiciones en esta hasta que justo en la mitad un buen hombre me invitó a pasar hasta el final “vamos! Pasa, que no llegarás” y todas las personas que iban en el vuelo Madrid – Nueva York colaboraron para que pudiese llegar hasta el control. Allí, una trabajadora del aeropuerto me insinuó que la próxima vez no esperase ya que en estos casos se justifica que “te cueles” y muy amablemente me ayudó.

Por suerte, recogí mi maleta y la puse en la zona de la conexión de equipaje rápidamente y continúe pasando de un control a otro con cierta ventaja, pues la policía y el personal de seguridad me echaron un cable. Diez minutos antes de embarcar conseguí llegar a puerta correspondiente en un tiempo record y muy agradecido por las gestiones a todos…

El último vuelo fue puntual también y se me hizo más pesado aún por el cansancio que tenía acumulado de los otros dos vuelos. Al pasar a un avión de American Airlines, pasamos a Full English, pero bueno, el idioma ya no es ninguna barrera. Aterrizamos y llegamos al aeropuerto en Las Vegas, donde nos esperaban las clásicas máquinas “tragaperras” y un musicón ambiente que te vendían indirectamente la fiesta y el juego desde el minuto cero.

Me dirigí a la salida, confirme mi llegada a mi familia, tomé un taxi y llegue al hotel exhausto.

Viaje a Defcon 22 (I de IV)

18 agosto 2014

…y llegó otra vez Agosto y con ello el evento más esperando por los fieles seguidores del mundo de la seguridad informática, Defcon; este año en su edición 22.

Este año en lo que a mí respecta ha sido un poco desconcertante, no puedo decir que haya conseguido planificarme bien del todo; es decir, sí he conseguido abordar la parte de la formación y de Defcon, pero no he conseguido conciliar con la vida personal, pues el poco tiempo y las prisas han sido un factor decisivo.

A principios de año tenía en mente hacer la Ruta 66 desde Chicago y que el final del trayecto fuese Las Vegas y por tanto Defcon, pero un cambio de planes me obligó a volar a USA sólo para los días del evento y lo que eso conlleva.

Varios días antes de marcharme comencé a preparar lo necesario; no necesitaba mucho más tiempo, pues la experiencia de otras veces y los numerosos viajes en los últimos años me han permitido mantener la tranquilidad y una organización de lo que necesito en mente. Obviamente “la pasta” y el ESTA eran asuntos ya resueltos, así que todo estaba listo.

Llegó el día 7 y estuve puntualmente en el aeropuerto de Sevilla con una hora y treinta minutos de antelación; aunque sería un día largo pues tenía tres vuelos, no quería que nada saliese mal y me fui con un poco más de tiempo.

Me atendió amablemente el personal de Iberia y me dieron las tres tarjetas de embarque que necesitaría, y aunque había vuelos de Iberia y otros de American Airlines, todas las tarjetas estaban impresas con el diseño de Iberia. Después, me comentó la chica que la maleta la debía recoger en New York y llevarla hasta la parte de conexiones de equipajes, lo cual sería molesto y no es muy lógico si la compañía se encarga de gestionar todos tus vuelos, pero en fin, tenía que ser así si quería facturar.

Facturado y con todo listo, pasé los controles y me dispuse a esperar mi avión en el aeropuerto de San Pablo, en Sevilla, y que puntualmente salió con destino Madrid a las 9:35 AM.

Una vez en Madrid, todo continuo sin incidentes, el aeropuerto funcionaba bastante bien a pesar de la cantidad de personas que se movían a través de sus escaleras, pasillos o trenes que unía las terminales; llegué a mi terminal y puntualmente de nuevo despegamos con dirección Nueva York a las 12:30.

El vuelo a nueva York se me hizo eterno, el hecho de ser alto, aunque en numerosas ocasiones no deja de ser una ventaja, en estos casos es un auténtico incordio y un asunto molesto, sobre todo para mis piernas y mi cuello; la comida y el servicio a bordo fui bueno pero los medios tecnológicos de aquel avión daban pena y mucho que desear en comparación con todo lo que nos encontramos hoy día incluso en aviones con quince años… tuvimos que conformarnos con unas pantallas LCD compartidas y con un color tan quemado que parecía que habían estado mostrando lo mismo durante numerosos años…pero lo importante, es que llegamos a Nueva York!

Defcon 22 – Las Vegas

4 agosto 2014

Casi a tres días de Defcon 22, aún tengo muchas cosas por preparar. Este año no tengo previsto disfrutar de una vacaciones como habitualmente es típico en España; una importante número de días en época veraniega al más puro estilo paradisiaco. Este año he usado más de un 35% de mis días de descanso en viajes esporádicos a diferentes puntos del mundo, así que, usaré sólo varios para visitar Defcon y ya veremos qué hacer con el resto.

Esta vez el paso por Las Vegas va a ser muy muy breve y apenas tendré tiempo para las conferencias y los hackers. Con suerte, a última hora de la tarde podré pasarme por ROSS, como ya es costumbre, a recolectar fichas de los casinos, gestionar las peticiones de mis amigos que como siempre llevo en mi Excel; y como no, la cena en el PALMS donde nos reunimos compañeros de todo el mundo, y si queda tiempo…Quadruple Bypass Burguer en el Heart Attack Grill. : )

blog-heart-attack-grill1

A la vuelta subiré fotos y compartiré experiencias como de costumbre, y de paso, si vas a estar en las Vegas, deja un comentario por aquí y te unes al grupo.

Saludos!